Los rescates se cobrarán por imprudencias

Los rescates realizados por los servicios de Emergencias de Cantabria cuya causa sea una imprudencia empezarán a repercutirse al afectado. Un nuevo cambio en la normativa, que se tramitará en breve, permitirá aplicar la tasa que, desde la publicación de la Ley hace 17 años, nunca se ha cobrado. La reforma establecerá criterios objetivos imponibles como la falta de equipamiento adecuado o el hecho de soslayar avisos meteorológicos muy adversos. Para hacernos una idea del quebranto económico que puede suponer para los afectados sin seguro deportivo, el coste de la primera hora de rescates con helicóptero es de unos 2.000 euros.

La nueva normativa de la Ley de Medidas de 2002 no tendrá carácter retroactivo, es decir, sólo se aplicará después de su publicación.

La reforma incluirá unos supuestos más claros a la hora de cobrar la tasa a quienes incurran en una imprudencia y tengan que solicitar los rescates a los servicios de Emergencias del Gobierno de Cantabria. 

Estos son los nuevos supuestos a partir de los que se podrá aplicar la tasa por rescates:

  1. -Cuando la actividad se realice en lugares prohibidos y convenientemente señalizados.
  2. -Cuando haya un aviso meteorológico adverso (naranja o rojo) que incremente el riesgo en la práctica de la actividad.
  3. -Cuando no se hayan cumplido los trámites legales previos que autoricen el desarrollo de una actividad en zonas determinadas.
  4. -Cuando las personas rescatadas hayan practicado la actividad sin el equipamiento adecuado. Por ejemplo, en deportes de riesgo como la espeleología o en aquellos cuyo desarrollo tenga lugar en la montaña. Hay que recordar que el senderismo, que no parecería necesitar de equipamiento especial, es el primer deporte de montaña en número de rescates, en muchos casos debido a la falta de ropa de abrigo adecuada o de una simple linterna.

 Solo se contemplarán dos excepciones entre los afectados por los cambios en la normativa que regulará los rescates: los menores de 16 años y las personas con una discapacidad que les inhabilite para valorar riesgos no tendrán que responsabilizarse por sus imprudencias, sea cual sea la negligencia cometida.

Sin entrar en la valoración de si es justo o no cobrar una tasa por ciertos rescates en los deportes de riesgo y no en otros ámbitos (incendios, accidentes en carretera, en el mar, etc..), desde Deporte Sin riesgo llevamos tiempo recomendando a nuestros seguidores que, ante la indefinición de las administraciones, lo más sensato era contratar un seguro deportivo que cubra este tipo de incidencias. Pero, en el caso concreto de Cantabria, dentro de muy poco ya no será sensato sino imprescindible contar con un seguro de accidentes adaptado a la actividad de riesgo que vayamos a practicar.

En este sentido, Deporte Sin Riesgo lleva más de 20 años ofreciendo productos personalizados a los deportistas de riesgo, con coberturas únicas en el sector asegurador y a precios perfectamente asequibles. A continuación, algunos ejemplos:

 

Seguros deportivos

Seguros simples y transparente, al mejor precio posible y con las compañías líderes del mercado. Lo demás te sobra. Además, podemos personalizar tu proyecto de seguro deportivo aumentando capitales o incluyendo otras garantías como ‘Indemnización diaria por baja laboral’, ‘Invalidez Profesional’, etc.

Share This